Sector regulado
Hace: 1 año
1 Star
401

Por la divulgación de las prácticas del sector de juego digital

El juego digital apareció en España  hace más de 10 años impulsado por el desarrollo de la sociedad de la información y el comercio electrónico. Hasta 2011, no se impulsó una regulación específica para las empresas donde, para operar en España bajo dominio .ES, era necesario obtener licencias y cumplir con obligaciones técnicas y financieras concretas. Los operadores .ES se rigen por un marco garantista con control del regulador en tiempo real y un régimen fiscal elevado a diferencia de otros servicios de ocio digital.

Un sector regulado

Desde entonces, más de 50 empresas han obtenidos licencias para operar en España, operadores nacionales e internacionales, así como empresas de comunicación y tecnología B2B, que son los perfiles que ofrecen productos de juego digital en nuestro territorio. Resulta de enorme interés ver cómo muchas empresas españolas que hasta hace pocos años operaban en el sector presencial se han transformado en actores relevantes del mercado compitiendo con multinacionales digitales. A su vez, todo un tejido empresarial de proveedores tecnológicos se desarrolla en nuestro mercado ofreciendo medios de pago, laboratorios de certificación o software.

El juego digital y su regulador tienen sistemas de prevención, de control y de autoexclusión eficaces y en continua revisión, a lo que se suman las facilidades que provee el canal digital para trazar la actividad de los operadores licenciados y sus usuarios, aspecto clave para lograr seguridad y protección de los ciudadanos.

El juego online en su marco legal

El establecimiento de un mercado tan dinámico y con tanto crecimiento, en ocasiones, lleva a que este no haya atendido a la importancia de explicar su funcionamiento en un marco regulatorio exigente y de control constante de sus operaciones. El juego todavía genera opiniones divergentes para determinados actores de nuestra sociedad que, de forma abrupta, exigen una limitación de la actividad, como determinadas iniciativas de grupos políticos en el parlamento. A estas demandas se suman noticias que de forma negativa, a veces, obvian los altos requerimientos exigidos a las empresas que operan en España, así como la prioridad de estas en proteger a menores y personas con adicciones al juego.

Ante el escenario anterior, iniciativas como la plataforma JuegoESresponsable, las acciones individuales de las empresas en juego responsable y la labor de la Dirección General de Ordenación del Juego requieren que sean objeto de mayor divulgación y conocimiento por la sociedad. De esta forma, lograremos un mejor reconocimiento de esta actividad de ocio en una sociedad digital.