Legalidad y seguridad
Hace: 4 semanas
1 Star
82

La importancia de distinguir entre juego online regulado y gaming

La Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) junto con los reguladores de otros 15 Estados y territorios europeos y americanos han expresado hace unos días en una declaración conjunta su preocupación por la creciente confusión en torno a la línea divisoria entre juego online regulado y el resto de actividades de entretenimiento digital no reguladas, como son los videojuegos, entre ellos, los llamados skin betting (apuestas con items de juego), slots o social casino gaming.

Los reguladores consideran que este tipo de “gaming” requiere de un mayor control, dado que los usuarios pueden gastar dinero a fondo perdido, en lo que se conoce como pay to win, vía micropagos, a cambio de créditos para jugar y mejorar el perfil. Las autoridades perciben que este tipo de actividades no reguladas constituyen un riesgo para la sociedad en la medida en que el consumidor no cuenta con una protección adecuada frente a fraudes y conductas compulsivas y patológicas.

Esto afecta especialmente a los menores de edad que, a diferencia del juego online regulado, acceden con absoluta libertad a las plataformas que ofrecen este tipo de juegos, sobre a todo a través de dispositivos móviles. En este sentido, las autoridades estudian analizar esta oferta de azar con mayor detenimiento en conjunto con las empresas desarrolladoras para garantizar unos estándares elevados de integridad y protección al consumidor.

Debido a la confusión existente entre modalidades de juego online regulado y juegos de azar digitales muy similares, pero que no ofrecen protección al usuario, JuegoESresponsable considera necesario trazar unas líneas divisorias claras que permitan diferenciar el gambling (regulado) del gaming (no regulado). Con este fin, hemos elaborado una infografía que expone de manera didáctica y visual las principales diferencias y que puedes descargarte pinchando en la siguiente imagen:

 

El objetivo de esta infografía es mostrar de forma clara la diferencia entre ambas actividades y sus características específicas, y el de dar continuidad al debate iniciado por los supervisores del juego, para garantizar un juego seguro en todas sus distintas modalidades y soportes. Confiamos en que esta comparativa sea de utilidad para contribuir a un debate ecuánime en medios y a nivel institucional para distinguir una actividad totalmente regulada de otra que, por el contrario y por el momento, no lo está.