DGOJ
Hace: 3 semanas
1 Star
41

La DGOJ censa 975 webs de juego ilegales en 2018

Uno de los principales cometidos de la DGOJ es la persecución del juego ilegal. Como tal se considera toda actividad de juego ofrecida en España sin licencia. Con el fin de neutralizar este tipo de sitios, no sujetos al marco legal, y que compiten de manera desleal con los operadores, que sí cuentan con la correspondiente licencia, la DGOJ realiza una intensa labor de prevención, detección de los sitios que ofrecen actividades de juego de forma ilegal y su persecución.

Así en los nueve primeros meses del año, el supervisor censó 975 sitios web de juego ilegales que han cerrado sus operaciones. A raíz de los procedimientos sancionadores, se han bloqueado 1.134 dominios, se han presentado 111 propuestas de sanción contra operadores por oferta en la web de juego sin título habilitante, 8 propuestas de sanción por organización de juegos de loterías infringiendo la reserva y 9 propuestas de sanción por publicidad o patrocinio de operador no autorizado.

Medidas ante los retos de las nuevas tecnologías

Ante este escenario, la DGOJ considera necesario mantenerse en guardia y tiene muy presentes el riesgo que supone la irrupción de nuevas tecnologías y se mantiene vigilante en lo que respecta a las monedas virtuales, los videojuegos con elementos sustanciales de azar, las plataformas de juego entre particulares y en lo referente a los intermediarios que de manera organizada facilitan a los jugadores el acceso a webs de juego no autorizadas.

Por este motivo, ha reforzado la colaboración con medios de pago, ha sistematizado la monitorización permanente de las operaciones en criptomonedas o que se basen en tecnología blockchain. También ha intensificado la vigilancia sobre los llamados social games, juegos gratuitos y aquellos que emplean los llamados skins, que en definitiva presentan un alto riesgo de transformarse en juegos sujetos a licencia. La DGOJ también tiene en su punto de mira actividades de juego que permiten al usuario ocultar su identidad o el origen de sus conexiones para facilitarles el juego en sitios ilegales.

A menudo y de manera errónea, en los medios se asocia la ocultación de la identidad a páginas web de juego regulado. Sin embargo, la realidad es que el juego online regulado prohíbe este tipo de prácticas y los operadores exigen a todos sus usuarios ante de poder jugar la creación de un perfil, para lo que deben indicar el NIF asociado a una cuenta bancaria, que permite un seguimiento total a tiempo real del juego. Toda actividad que no se ciña a estos requisitos es considerada ilegal. En esta misma línea, la DGOJ también vigila muy de cerca las actividades de publicidad, afiliación o patrocinio de operadores no autorizados.