Sector regulado
Hace: 5 meses
1 Star
250

La Comisión Europea deja de mediar entre los operadores y los órganos reguladores

La Comisión Europea (CE) anunció el 7 de diciembre de 2017 que suspende todos sus procedimientos sancionadores en relación a las infracciones cometidas por los operadores de juego online, de manera que las empresas del sector no podrán acudir a este órgano para revocar las decisiones planteadas por los estados miembros. La decisión va en línea con el compromiso político del presidente Jean-Claude Juncker, quien ha querido centrarse en otras “prioridades políticas”.

Nueva situación regulatoria del sector de juegos online

A partir de ahora, los órganos jurisdiccionales nacionales serán los encargados de tramitar las denuncias que se produzcan en el sector de los juegos de azar en última instancia. En este sentido, la Asociación Europea de Juegos y Apuestas (EGBA), ha lamentado la “falta de comprensión del consumidor digital” que supone esta decisión y critica que el sector ya no pueda contar con el amparo de la CE, como sí lo hacen otros sectores de actividad.

La industria del juego online considera especialmente grave que, como consecuencia de la decisión de la Comisión, queden sin resolver casos de infracción relativos a la discriminación de operadores por parte de otros estados miembros a la hora de acceder a licencias de juego y a la discriminación de los servicios online frente a los offline, lo que constituye un incumplimiento de las leyes de la UE y de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Además, muchos operadores creen que se trata de una medida que no ayuda en la lucha contra operadores no regulados y no europeos, que no están sujetos a ninguna regulación.

El papel de la Comisión Europea en el marco regulatorio

El papel de la CE queda reducido así a dar apoyo a los países y reguladores para modernizar y mejorar su oferta de juego legal, y facilitar la cooperación entre los órganos nacionales reguladores del juego. En cambio, los desafíos regulatorios de una rama del sector digital, como es el juego online, deberán ser resueltos individualmente por cada estado.

En España, este papel lo desempeña la Dirección General de Ordenación del Juego, que de forma permanente “contacta con los órganos reguladores de países europeos que cuentan con una regulación del juego similar a la española, al objeto de promover la cooperación y el intercambio de información entre todos ellos, facilitando así la coordinación de las diversas regulaciones y sistemas de inspección nacionales, con vistas a la futura construcción de un contexto supranacional de autorización de juego”.